¡PSYCH-K funciona!


¡PSYCH-K funciona!

En ocasiones nos parece que PSYCH-K no está funcionando. Parece incluso que conseguimos lo contrario a lo que queríamos conseguir. Y realmente no es así.

Según mi experiencia PSYCH-K funciona siempre. Lo que ocurre es que a veces lo conseguimos de forma diferente a lo que esperábamos. Por eso, en PSYCH-K, decimos “manténte curioso y abierto a que la vida te sorprenda”. Y muchas veces nos sorprende, porque el resultado nos lleva por un camino diferente al que esperábamos. Y lo que tenemos que pensar es que ese es el mejor camino para conseguir aquello que pediamos. Debemos de confiar en que esa es la mejor manera de conseuirlo. Porque seguro que lo es. Aunque aparentemente ese camino inicialmente nos haga pasarlo mal. Seguro que será para bien. Los cambios a veces no son fáciles y lo que sucede conviene.

Un ejemplo:

En una ocasión facilité un balance de Relación con una pareja que no estaba pasando por una buena etapa. El objetivo que tenían era tener la mejor relación posible entre ellos. El resultado fué que se separaron. Y realmente consiguieron su objetivo. Ahora tienen la mejor relación que podían tener: una excelente relación de amistad.

Y quiero compartir aquí un testimonio de una persona que muestra tambíen ésto que comento. Y quiero agradecer a esta persona su coraje y valentía al compartir esta experiencia, que no ha sido facil, y que puede ayudar a muchas personas a darse cuenta de que las cosas suceden de la mejor manera posible cuando utilizamos PSYCH-K. ¡Muchas gracias, Sonia!

“Yo hice el taller básico en Madrid, en noviembre de 2015 y facilité algunos balances durante noviembre y diciembre. El 22 de enero de 2016 (viernes) yo había quedado para facilitar un balance a la hija de una amiga que acababa de superar un linfoma muy complicado y del que arrastra secuelas tanto físicas como psicológicas. Habíamos quedado en mi casa a las 5 de la tarde cuando sonó el teléfono y mi amiga me comunicaba que su hija estaba con un ataque de ansiedad metida en el coche y sin querer bajarse de este, llorando a mares y con pánico de tener que hacer el balance. No pude convencerla para hacerlo y finalmente mi amiga decidió llevarla a casa para tranquilizarla. Yo me quedé tan revuelta y tan mal que no sabía que hacer y decidí hacerme un balance a mi misma para reafirmar mi plenitud y mi vida maravillosa con mi marido (NO PUEDO EXPLICAR LA RAZÓN DE TESTAR ESTO).

Tengo que comentar que hasta ese momento yo daba gracias a Dios por la felicidad que teníamos y el amor tan cómplice, tan auténtico y tan increíble que teníamos. Estábamos juntos desde hacía 14 años y nos habíamos casado dos años antes. Para intentar explicar la intensidad de mis sentimientos tengo que confesar que dos días antes del balance y mientras cenaba, le comenté a Jorge (mi marido) que le pedía a Dios morirme yo antes porque no aguantaría una vida sin el. Comencé a testar la plenitud de mi vida y algunos aspectos de nuestra vida íntima y no pude hacerlo, sólo recuerdo que no conseguí que diera fuerte y aunque todo está demasiado confuso recuerdo bastante sorpresa al ver que daba débil mi vida plena con él. Luego intenté más cosas pero creo que no hubo permiso del superconsciente. Todo esto lo relato con bastante dolor y algo confusa aunque algunas cosas las tengo tan claras como si hubieran pasado hace 5 minutos.

Al día siguiente, sábado, guiada por una intuición extraña y viendo que Jorge estaba algo raro, me senté para hablar con el y preguntarle que pasaba (bien sabe Dios que pensé que estaba enfermo y no me lo quería decir) pero lo que me encontré tras varias preguntas que salieron de mi boca sin apenas ser consciente de cuestionarlas, es que tenía otra persona del pasado en su cabeza, y al parecer en su corazón y en su día a día últimamente y que aunque decía seguir queriéndome no podía evitar tener esta obsesión por esta persona. Lo siguiente fue rápido, doloroso y contundente porque le invité a abandonar nuestra vida en común en ese mismo momento. No dudé, no vacilé, no lloré, sólo dí pautas claras y concisas para que el corte fuera lo más rápido posible. Eso pasó el 23 de enero de 2016 y tengo que confesar que ahora, casi un año después, no puedo explicarme como pasó todo ,pero se que lo desencadenó un balance de PSYCH-K y que lo que me pareció tremendamente dramático intuyo que puede ser lo mejor que me pudo pasar en ese momento. A los pocos días supe que llevaba tiempo viendo a esta persona y que quería intentar tener una vida con ella. Fue demasiado rápido y creo que por eso todavía no puedo decir que me haya recuperado.

He asistido al taller avanzado y creo firmemente en el absoluto poder que tiene esta herramienta y lo que puede cambiar la vida en un instante.”

Sonia


Si te ha gustado este post dale a ‘me gusta’, COMPARTE y coméntame tus opiniones.



El mejor antioxidante y el más barato


El mejor antioxidante y el más barato

Sabemos que el contacto con la tierra nos aporta diversos beneficios. Aquí vamos a hablar de uno de ellos.

Estamos diseñados para vivir en contacto con la tierra 24 h al día, 7 días a la semana, 365 días al año, y ese contacto con la tierra hace que recuperemos la capacidad de autosanarnos.

Historia

Durante toda la historia de la humanidad los humanos hemos estado en contacto con la tierra casi permanentemente.

En los últimos milenios hemos protegido nuestros pies con calzado hecho con pieles de animales que permitían el paso de la energía de la tierra al cuerpo.

En la actualidad, ya casi nunca andamos descalzos, y el calzado que usamos está fabricado con materiales no conductores, con lo cual estamos “aislados” de los enormes beneficios del contacto con la tierra.

El calzado moderno, que está hecho de materiales aislantes, nos impide equilibrar nuestro organismo con la carga de la tierra. Nos protegemos tanto de todo que incluso nos protegemos del contacto con la tierra, y esto nos está llevando a sufrir consecuencias más graves de lo que pensamos.

Curiosidades

Los cirujanos cardiovasculares saben que no hace tanto tiempo las personas que pasaban por cirugías a corazón abierto, a menudo morían por la electricidad estática. Hoy en día ningún cardiólogo opera sin que el paciente esté conectado a tierra.

La industria de la pirotecnia también conoce los riesgos de la electricidad estática, pues una persona “cargada” puede hacer que salte una chispa que detone la pólvora, los petardos y otros artículos de pirotecnia.

Lo mismo ocurre con los camioneros que transportan gasolina. En el momento de descargarla en la gasolinera, tienen que estar conectados a tierra, porque una pequeña chispa, causada por la electricidad estática, puede hacer saltar por los aires la gasolinera.

A los animales que viven en granjas cerradas, enjaulados hay que ponerles calefacción porque si no, con el frío, se enferman. Sin embargo, los animales que viven en libertad soportan todo tipo de inclemencias y se mantienen sanos. Clint Ober,  autor del libro “Earthing”, lo achaca a que el contacto con la tierra favorece una mejor regulación corporal y ésto protege de todo tipo de enfermedades.

Clint Ober realizó un estudio con 60 ratas.  Las dividió en dos grupos. Crió a las ratas de ambos grupos con las mismas condiciones, en el mismo tipo de jaula, con la misma alimentación, las mismas cantidades de comida, la misma cantidad de agua, la misma luz y temperatura, etc. La única diferencia fue que a un grupo lo mantuvo en jaulas conectadas a tierra y al otro no. Y lo que observó fue que las ratas que no tenían conexión a tierra tenían niveles de glucosa en sangre más elevados, triglicéridos más elevados, engordaron más (10% de media), en definitiva, sufrieron de problemas relacionados con la inflamación y el síndrome metabólico.

Hay estudios que muestran que vivir en edificios de pisos aumenta el riesgo de paro cardíaco en un 40%. Según Clint Ober esto ocurre porque cuanto más separados estamos de la tierra, mayor es el voltaje del cuerpo y más densa se vuelve la sangre.

Campos electromagnéticos en nuestras casas

Hoy en día en nuestras casas tenemos mucha tecnología que genera un entorno de campos electromagnéticos creados por el hombre que son perjudiciales para nuestra salud: teléfonos, tablets, ordenadores, televisores, refrigeradores, secadores de pelo, aire acondicionado, luces fluorescentes, calentadores, aspiradores, etc.

Luces fluorescentes Bombillas fluorescentes compactas
Ordenadores, tablets, teléfonos móviles Calentadores
Secadores de pelo Refrigeradores
Aspiradoras Aire acondicionado

 

Existe lo que se ha dado en llamar “electricidad sucia”, que es la que se produce, por ejemplo, cuando le damos a un interruptor, que puede producir un pico de voltaje en la red eléctrica. Hay muchas personas que son muy sensibles a esta “electricidad sucia” y a los campos electromagnéticos y se enferman cuando están cerca de ellos. Y en nuestra sociedad moderna es prácticamente imposible escapar de esto.

Existen aparatos con los que podemos incluso medirlos y comprobar cómo el contacto con la tierra reduce el voltaje del cuerpo. Existen lo que llaman Medidores de Voltaje Corporal que indican cuánta electricidad hay en el cuerpo en diferentes momentos.

Si nuestra instalación eléctrica tiene toma a tierra, y los enchufes de nuestros aparatos también, reduciremos considerablemente el problema. Pero el hecho de que un enchufe tenga la tercera entrada no significa que tenga toma de tierra, pues si la instalación eléctrica es antigua y simplemente se ha colocado un enchufe con la clavija de toma de tierra sin conexión, el problema sigue ahí.

Las tablets, teléfonos, ordenadores, si están enchufados y no tienen toma de tierra, aumentan el voltaje a su alrededor en más de 2 voltios. Esto es lo que recibimos si utilizamos cualquiera de estos aparatos mientras se están cargando. Imagínate la cantidad de tiempo que estás con esta carga si duermes pegado a tu teléfono móvil enchufado a la corriente. El voltaje que se considera seguro es de alrededor de 0,1 voltios.

Qué es la conexión a tierra (Earthing)

Se trata del contacto con la tierra que nos aporta electrones cargados negativamente que favorecen nuestra salud, pues hacen que todo nuestro sistema se equilibre y tenga la misma carga que la tierra. Esta es óptima para todos los seres vivos, y por lo tanto para los seres humanos. Estamos diseñados para vivir conectados con la tierra las 24 horas del día, 7 días a la semana, 365 días al año. Sin embargo, los humanos del mundo “civilizado” estamos permanentemente aislados de la tierra y en contacto con fuentes de electricidad “sucia” y campos electromagnéticos artificialmente creados por el hombre. Y hay estudios que muestran lo perjudicial que es para nuestra salud.

Y la conexión con la tierra no la necesitamos simplemente para “descargarnos” de la electricidad estática que se acumula cuando no estamos en contacto con ella, sino para recibir la carga eléctrica de la tierra, los electrones negativamente cargados, que según estudios realizados en los últimos años, nos aportan innumerables beneficios para la salud. Por este motivo, no basta con conectar momentáneamente con la tierra para descargarnos, sino de estar el mayor tiempo posible en contacto con ella para “recargar” nuestro cuerpo con los electrones que cubren la superficie terrestre.

Beneficios de la conexión a tierra

¿Te has fijado que cuando te vas de vacaciones y te pasas el día en la playa, en contacto con la arena, el mar y el sol te sientes mucho mejor?

¿Y te has fijado lo bien que te sientes cuando caminas descalzo sobre la hierba o la arena? Hay estudios que muestran por qué nos gusta tanto y nos sienta tan bien, y tiene que ver con lo beneficioso que es para nuestra salud.

Sabemos que la tierra mantiene una carga eléctrica negativa en su superficie y el contacto con ella hace que nuestro cuerpo adquiera la misma carga que la tierra. Y está comprobado que esto nos reporta muchos beneficios tanto fisiológicos como psicológicos.

Cuando estamos en contacto con la tierra, los electrones cargados negativamente aumentan la estructura del agua de las células. El agua viva está negativamente cargada y puede retener energía como una batería, y también puede soltar energía. Al estar en contacto con la tierra, cargamos cada una de las células de nuestro cuerpo con energía que el cuerpo puede usar para sanarse.

La conexión a tierra restablece la estabilidad eléctrica del cuerpo y esto conlleva muchos beneficios para la salud. Los electrones de la tierra que pasan al cuerpo cuando estamos en contacto directo con ella, ayudan a mantener la sangre fluida al mejorar el potencial zeta, lo cual significa que mejora la energía entre los glóbulos rojos. La carga negativa que nos aporta el contacto con la tierra hace que los glóbulos rojos de nuestra sangre se carguen también negativamente y actúen como los polos iguales de los imanes, que se repelen, y entonces la sangre se vuelve más fluida, menos viscosa. Los estudios realizados muestran que se necesitan 80 minutos para que los electrones de la tierra alcancen el torrente sanguíneo y transformen la sangre.

Lo más importante es que el contacto con la tierra aporta electrones que son los más potentes antioxidantes que se conocen y hacen que el sistema inmunológico y otros procesos fisiológicos del cuerpo funcionen de forma óptima. Se trata del mejor antioxidante, el más efectivo, el más barato, el más abundante y el más fácil de obtener.

Tiene efectos antiinflamatorios y evita todas las consecuencias que conlleva la inflamación. Cuando le aportamos al cuerpo una fuente constante de electrones, a través de la dieta o del contacto con la tierra, contribuimos a reducir la inflamación que se sabe que es uno de los principales factores que contribuye a la enfermedad crónica, a los trastornos autoinmunes y al envejecimiento prematuro.

El contacto con la tierra calma el sistema nervioso y favorece el equilibrio entre el simpático y el parasimpático, favoreciendo la relajación y la disminución del estrés. Los estudios muestran que el contacto con la tierra también sincroniza los dos hemisferios cerebrales.

Diferentes estudios han mostrado que caminar un rato descalzo todos los días, realmente estabiliza el medio interno eléctrico del cuerpo y por lo tanto es muy beneficioso. El contacto con la tierra minimiza las consecuencias de la exposición a campos electromagnéticos perjudiciales y a la electricidad “sucia”.

Beneficios para la salud del contacto con la tierra:

Disminución en la tensión muscular

Equilibrio del sistema nervioso y cambio de activación simpática a parasimpática

Reducción de la inflamación

Hace la sangre más fluída, y mejora los problemas cardiovasculares

Mejora trastornos del sueño, incluyendo la apnea del sueño

Alivia el dolor crónico muscular, articular o de otro tipo

Alivia el asma y otros trastornos respiratorios

Alivia la artritis reumatoide

Alivia el síndrome premenstrual

Regula la tensión arterial

Mejora el nivel de energía corporal

Disminuye el estrés y favorece la relajación

Mejor respuesta y actividad del sistema inmunológico

Regula el funcionamiento de glándulas como la tiroides

Mayor variabilidad en el ritmo cardíaco

Mejoría en indicadores primarios de osteoporosis

Mejora los niveles de glucosa en ayunas en diabéticos

Cuando empiezan a estar en contacto con la tierra de forma habitual, las personas informan de que perciben mejoría notable en muchos aspectos. Y estos cambios normalmente ocurren en 30 minutos. Se empieza a notar que el dolor se reduce, la circulación aumenta, la expresión de la cara se relaja, la piel se vuelve rosada, los pies y las manos se calientan, mejora la respiración y disminuye la fatiga crónica. En definitiva, la persona se encuentra mucho mejor física y emocionalmente.

El cuerpo tiene la capacidad de autosanarse y el contacto con la tierra restaura esta capacidad. Si una persona enferma vuelve a estar en condiciones absolutamente naturales, respirando aire puro, bebiendo agua cristalina recién cogida de manantial, comiendo lo que la naturaleza provee, crudo y recién obtenido de la naturaleza, durmiendo cuando el sol no está visible y la persona mantiene el contacto con la tierra, su cuerpo se sanará solo. Nuestro cuerpo está diseñado para mantenerse sano, no enfermo. Lo que tenemos que hacer es replicar las condiciones de nuestros ancestros en cuanto a hábitos de vida.

Aunque sus hábitos de vida eran mucho más saludables que los nuestros, la esperanza de vida de nuestros ancestros era mucho más baja que la nuestra por las infecciones, la escasez de alimentos, las guerras, los depredadores y la mortalidad infantil.

Cómo restablecer el medio interno eléctrico natural de nuestro cuerpo

  • La mejor manera es andando descalzos sobre la tierra, la hierba o la arena.

Superficies conductoras                  y no conductoras:

Arena de la playa Asfalto
hierba (preferiblemente húmeda) Madera
Tierra Goma y plástico
Ladrillos o baldosas sin esmaltar Vinilo

 

  • Una buena opción es nadar en rios, lagos y sobretodo en el mar (porque así aprovechamos también las maravillosas propiedades del agua del mar).
  • Una buena alternativa es utilizar pulseras, alfombrillas y demás aparatos con los que podemos conectarnos a la tierra en nuestra propia casa, e incluso dormir conectados a tierra por medio de sábanas y ropa de cama con conexión a tierra.

OJO: Precauciones

Como hemos comentado, la conexión a tierra hace que se regúlen los niveles de glucosa en sangre, la glándula tiorides y que la sangre se vuelva más fluida. Por este motivo, si estás tomando cualquier tipo de medicación, para éstas u otras patologías, debes consultar con tu médico antes de empezar con la práctica habitual de la conexión a tierra, para adecuar tu medicación y asegurarte de que será beneficioso para ti.

¡Ojalá los psiquiatras en lugar de electroshock y los médicos en lugar de tanto medicamento antiiflamatorio y anticoagulante, empiecen a recetar a sus pacientes andar descalzos!

En conclusión:

Estamos diseñados para vivir en contacto con la tierra 24 h al día, 7 días a la semana, 365 días al año, y ese contacto con la tierra hace que recuperemos la capacidad de autosanarnos. ¡Empecemos a hacerlo con regularidad ya!

Cuando estés en la naturaleza, aprovecha para estar en contacto directo con la tierra todo el tiempo que puedas.

El ser humano se desarrolló en contacto con la tierra y necesita mantener ese contacto natural para tener salud de VERDAD.

Referencias:

http://file.scirp.org/pdf/Health_2015081716010615.pdf

https://www.youtube.com/watch?v=v_z0HXOUSYQ

https://www.amazon.es/Earthing-Descalzos-MARTIN-ZUCKER-OTROS/dp/8478088814


Si te ha gustado este post dale a ‘me gusta’, COMPARTE y coméntame tus opiniones.


Todo lo aprendido lo enseñamos y lo practicamos en la SEMANA de Nutrición, Salud y Belleza con el Método Santos®. Si quieres saber en qué consiste, y dónde y cuándo se celebra la próximo, pincha AQUÍ.



¿Fatiga crónica?


¿ Fatiga crónica ?

(El texto es transcripción del vídeo que encuentras más abajo)

¿Cómo evitar un error nutricional que te puede llevar a sufrir fatiga crónica, mareos, ansiedad, mente acelerada, falta de concentración mental, ataques de pánico, problemas de piel, síndrome premenstrual, ojos rojos, dolores de cabeza, problemas de atención e incluso depresión?

Este error lo cometen muchas personas que basan su dieta en alimentos de origen vegetal, que siguen una dieta macrobiótica, vegana, light, baja en grasas. Todas estas personas corren el riesgo de sufrir los síntomas que acabamos de mencionar y muchos más.

Vamos hablar de 2 minerales que funcionan en el organismo de forma coordinada. A veces de forma complementaria y a veces en oposición. Se trata del zinc y el cobre. Hablaremos en primer lugar del zinc.

El zinc es un elemento fundamental para que nuestro organismo funcione de forma óptima. Tiene funciones muy importantes en nuestro sistema inmunológico, afecta a la inmunidad mediada por las células. Es un importante antioxidante, es antiinflamatorio y, fíjate que hay muchas enfermedades crónicas muy presentes en nuestra cultura occidental y en el mundo actual, que conllevan precisamente oxidación celular, estrés oxidativo e inflamación. Por ejemplo, la arteriosclerosis, el cáncer, los trastornos neurodegenerativos, la artritis reumatoide.

El zinc forma parte también de los neurotransmisores, así que participa en la trasmisión de los impulsos nerviosos de las células nerviosas de todo el organismo. Hay más de 300 enzimas que requieren zinc. 2000 factores de transcripción dependientes del zinc involucrados en la biología celular y, como decimos que es un antioxidantes, inhibe la formación de radicales libres.

También es necesario el zinc para que las glándulas adrenales funcionen de forma adecuada, mejor dicho para que las células adrenales puedan producir todas aquellas hormonas que nos ayudan a resistir al estrés.

El zinc puede ayudar cuando nos cogemos un resfriado. Si lo tomamos en las primeras 24 horas conseguiremos reducir en un 50% la duración y la severidad del resfriado.

El zinc evita las lesiones dermatológicas y ayuda a curar la piel.

Como hemos dicho participa en el sistema inmunitario, por lo tanto produce una mejoría en el sistema inmune.

Un buen aporte de zinc ayuda a tener funciones cognitivas sanas.

También se ha comprobado que previene la degeneración macular y puede prevenir la ceguera. Y en los ancianos se ha comprobado que ayuda a evitar problemas respiratorios.

¿Qué síntomas nos indican que hay deficiencia de zinc?

  • Tener la piel áspera, escamada o frágil,
  • la falta de apetito,
  • el letargo mental,
  • infecciones frecuentes.
  • En casos severos puede producir manchas blancas en las uñas o uñas deformadas.

Las personas que tienen gran deficiencia de zinc no perciben los sabores salados, dulces, amargos. Tienen problemas para adaptarse a la oscuridad, tienen niveles bajos de testosterona y poco esperma.

¿Qué alimentos nos ayudan a obtener zinc para nuestro organismo, en cantidades óptimas y fácilmente asimilables?

Única y exclusivamente alimentos de origen animal. Fundamentalmente, las carnes rojas y los huevos. Precisamente dos alimentos que han sido atacados en los últimos años, que de alguna manera han sido  demonizados. Nos han dicho que son malísimos. Pues NO, son buenisimos. Nos aportan muchos nutrientes entre ellos el zinc.   

Hay alimentos que roban zinc de nuestro organismo como son:

  • el alcohol,
  • el café,
  • el azúcar,
  • el ácido fítico de las legumbres, de los cereales y de los frutos secos (este ácido nos roba zinc porque impide que se absorban los minerales).

Y el chocolate y el té que tienen grandes cantidades de cobre evitan que tengamos una ratio de zinc y cobre adecuada. Y el zinc es un elemento que no almacenamos en nuestro organismo, por lo tanto, tenemos que obtenerlo a partir de la dieta.

La deficiencia de zinc lleva aparejado un desequilibrio entre el cobre y el zinc.

El cobre es un oligoelemento que está muy presente en todo tipo de alimentos. Lo necesitamos en nuestro organismo en cantidades mínimas. Necesitamos un proporción de zinc y cobre, de 8 de zinc por 1 de cobre. Esta proporción es precisamente la que contienen los huevos, así que el huevo es un alimento que nos aporta el zinc y el cobre que necesitamos en la proporción óptima.

La deficiencia de zinc conlleva un desequilibrio, un exceso de cobre, y esto conlleva una acumulación tóxica de cobre en todos los tejidos de nuestro organismo.

Al haber exceso de cobre también se elimina el zinc a través de la excreción y, sin embargo, a través de análisis de sangre muchas veces no se detecta, porque el nivel de cobre en sangre se mantiene normal.

¿Qué síntomas nos avisan de este desequilibrio entre el  zinc y el cobre?

La fatiga crónica y a más largo plazo problemas digestivos y en el metabolismo celular.

Y estos problemas digestivos tienen que ver con disfunciones en el hígado y en la vesícula biliar, que llevan a disfunciones y dificultades para digerir las proteínas y las grasas.

Esto es lo que lleva a muchas personas veganas o macrobióticas o personas que basan su alimentación en alimentos de origen vegetal a que no puedan comer proteínas y grasas. Sus cuerpos las rechazan y dicen que no las pueden digerir.

Efectivamente, no las pueden digerir porque su hígado y su vesícula biliar no están funcionando de forma adecuada, están disfuncionales y esto va llevando a estas personas a que no puedan elegir libremente su dieta, van a estar forzados por el colapso progresivo de su metabolismo.

Estas personas tenderán cada vez más a comer alimentos de origen vegetal, verduras y frutas y a evitar las grasas y las proteínas de origen animal, y esto irá haciendo cada vez más agudo el problema, más agudo el desequilibrio entre el zinc y el cobre.

Cuando hay buen aporte de zinc y proteínas de calidad para unirse al cobre, éste puede manejarse de forma adecuada y libre, y el exceso se expulsará a través de la bilis.

Cuando la dieta no provee suficiente aporte de zinc ni proteínas de calidad ni grasas que promuevan la producción de bilis, esto lleva a una acumulación tóxica de cobre en los tejidos. Es una toxicidad de bajo nivel que interfiere con muchos sistemas en el organismo.

¿Qué factores influyen en este exceso de cobre?

La deficiencia de zinc, el ácido fítico de los cereales, de las legumbre y de los frutos secos, que interfiere con la absorción del zinc. Y la deficiencia de zinc acentúa el exceso de cobre. La píldora anticonceptiva, otros medicamentos que aumentan la retención de cobre y el estrés, que contribuye enormemente a la pérdida de zinc.

Los síntomas de un exceso de cobre son:

  • fatiga crónica,
  • mareos,
  • ansiedad,
  • mente acelerada,
  • falta de claridad mental,
  • ataques de pánico,
  • problemas de piel,
  • síndrome premenstrual,
  • ojos enrojecidos,
  • dolor de cabeza.

El cobre es un antifúngico natural del organismo, pero cuando hay exceso de cobre y está atrapado en los tejidos, no está disponible. Entonces, se producen candidiasis e infecciones víricas.

La deficiencia de zinc también favorece las infecciones bacterianas porque afecta al sistema inmunológico.

La vitamina C favorece la eliminación del exceso de cobre. Y las vitaminas A y D, que son vitaminas liposolubles, y por lo tanto necesitan grasas para poder transportarse en el organismo, son esenciales para la absorción de minerales, entre ellos el zinc.

También necesitamos las grasas sanas de origen animal, para que las vitaminas A y D se puedan transportar en el organismo de forma óptima, para que se pueda realizar la función biliar.

Necesitamos proteínas de buena calidad, de origen animal, en la dieta, para que se puedan unir al cobre y pueda ser utilizado de forma adecuada y para que haya un aporte suficiente de zinc.

En conclusión, es necesario tener un buen aporte de zinc. Es decir, un buen aporte de proteína de calidad de origen animal: carnes rojas, huevos, pescados, grasas de calidad de origen animal que favorezcan la producción de bilis.

Todo esto es lo que va hacer que podamos eliminar el exceso de cobre tóxico de los tejidos. Exceso que se produce porque todos los alimentos contienen cobre y es muy fácil llegar a un exceso de este elemento. Sobre todo y fundamentalmente si las dietas son ricas en alimentos de origen vegetal y pobres en alimentos de origen animal.

Así que, a comer carnes, pescados, huevos, panceta, cosas ricas, eso sí, sin panes o cereales que lo que aportan es ácido fítico que nos roba zinc.


Si te ha gustado este post dale a ‘me gusta’, COMPARTE y coméntame tus opiniones.


Todo lo aprendido lo enseñamos y lo practicamos en la SEMANA de Nutrición, Salud y Belleza con el Método Santos®. Si quieres saber en qué consiste, y dónde y cuándo se celebra la próximo, pincha AQUÍ.



PSYCH-K®: Método rápido y efectivo para el cambio de creencias


PSYCH-K ®

“Tanto si piensas que puedes como si piensas que no puedes, tienes razón”

Henry Ford               .

 

Cada día, con nuestros propios pensamientos, creamos nuestra realidad. Cuando una persona tiene dificultades para conseguir un objetivo en su vida, en la mayoría de los casos tiene que ver con que sus propios pensamientos se lo están impidiendo. Nuestros pensamientos y nuestras creencias inconscientes nos ayudan en unos casos y nos impiden en otros, conseguir nuestros objetivos. Todo lo que pensamos y creemos sobre nosotros mismos y sobre el mundo que nos rodea, condiciona nuestra vida cada día. Nuestros pensamientos y creencias, muchas veces inconscientes, son el resultado del aprendizaje de toda nuestra vida. Cada día, todo lo que nos ocurre y nuestra forma de reaccionar ante ello, es decir, nuestra experiencia, va programando nuestra forma de pensar y nuestras creencias. Esto representa una poderosa influencia en nuestro comportamiento, puesto que éste proviene de la idea que tenemos tanto sobre el mundo que nos rodea como sobre nosotros mismos.

Algunos estudios indican que el 95% de nuestro procesamiento mental es inconsciente. El subconsciente es el almacén de nuestras actitudes, creencias y valores, y condiciona toda nuestra vida: el tipo de personas que elegimos para relacionarnos, el tipo de trabajo que tenemos, si somos optimistas o pesimistas, si reprimimos o no nuestros sentimientos, la forma de relacionarnos con los demás… Nuestras creencias son los cimientos de nuestra personalidad y tienen consecuencias de largo alcance en nuestra vida, tanto positivas como negativas. Afectan a nuestro humor, a nuestras relaciones, a nuestra efectividad laboral, a nuestra salud.

Es importante saber cómo cambiar aquellas creencias que nos limitan por otras que nos ayuden a tener una vida plena, puesto que nuestras creencias establecen los límites de lo que podemos alcanzar.

Normalmente la vida se encarga de recordarnos cuándo es el momento de cambiar algún aspecto de nuestra realidad. Aunque desafortunadamente la forma de recordárnoslo y de llamar nuestra atención es habitualmente mediante situaciones traumáticas o dolorosas. Y en algunas ocasiones no encontramos fácilmente la forma de cambiar, o la dirección en que debemos de cambiar, y ésto es lo que nos lleva a tener problemas emocionales y psicológicos.

La manera más rápida y efectiva de cambiar los comportamientos que nos son contraproducentes es cambiando las creencias que los apoyan.

¿Qué es PSYCH-K ®?

PSYCH-K ® es un conjunto de procedimientos sencillos y bien estructurados, que combinan una serie de técnicas diversas, que facilitan la identificación y el cambio de nuestras creencias inconscientes autolimitantes por otras que nos apoyan y nos ayudan a conseguir nuestros objetivos. Va más allá de las afirmaciones, de la voluntad y del pensamiento positivo. Es una forma fácil de reescribir el software de nuestra mente. Una forma simple y directa de cambiar nuestras creencias autolimitantes a nivel subconsciente que es donde se originan casi todos los comportamientos humanos, tanto constructivos como destructivos.

PSYCH-K utiliza por una parte técnicas de kinesiología para comunicarse con el subconsciente y averiguar cuáles son las creencias limitantes de la persona, y por otra parte movimientos y posturas corporales que favorecen el funcionamiento de ambos hemisferios cerebrales de forma equilibrada. Todo ello facilita que se produzcan cambios en las creencias, sensaciones y sentimientos de la persona de forma rápida, efectiva y permanente.

PSYCH-K es un conjunto de procedimientos desarrollados por Robert M. Williams en 1988 a partir de diversas disciplinas como Hipnosis, PNL, Kinesiología y Digitopuntura. Se basa en años de investigación en relación con el cerebro dividido (Brain Dominance Theory).

La Conexión Mente-Cuerpo: El Test Muscular

El test muscular es una herramienta básica de PSYCH-K.

El subconsciente controla el sistema nervioso autónomo y es el responsable de nuestras funciones automáticas físicas y neurológicas. Dirige las funciones motoras del cuerpo, es decir, controla los movimientos musculares y nos provee de una vía de comunicación llamada “test muscular”. El test muscular se utiliza para detectar acuerdo o desacuerdo de la persona con frases previamente elaboradas. La fuerza de la señal eléctrica del cerebro determina la fuerza de la respuesta muscular, y esta respuesta muscular nos indica si la persona cree o no cree profundamente lo que está diciendo o pensando.

Los resultados de varios estudios sugieren que el test muscular responde a la congruencia de frases autoreferenciales, es decir, nos indica si nuestro subconsciente está de acuerdo o no con lo que pensamos o decimos.

La Conexión Interhemisférica

“Para curarnos a nosotros mismos o ayudar a otros a curarse necesitamos reconectar la magia con la ciencia, nuestros cerebros derecho e izquierdo”

Carl A. Hammerschlag

(psiquiatra), “The Dancing Healers”, 1988.

Cuando nacemos tenemos la capacidad para funcionar simultáneamente con ambos hemisferios cerebrales. Sin embargo las experiencias de la vida desencadenan una dominancia de un lado sobre el otro cuando respondemos a situaciones específicas. Esto implica que ante dichas situaciones no disponemos de todos los recursos mentales de los que podríamos disponer si nuestros dos hemisferios cerebrales funcionaran simultáneamente y en plenitud. Cuando ambos hemisferios cerebrales están activados simultáneamente, las cualidades y características de ambos hemisferios están disponibles para maximizar el potencial de nuestras respuestas ante las diversas situaciones de nuestra vida. Sin embargo, cuando experimentamos situaciones de estrés perdemos el 75 % de la información y de los recursos mentales porque perdemos el 75 % de la conexión interhemisférica.

El objetivo de PSYCH-K es aumentar la comunicación entre los dos hemisferios cerebrales y el funcionamiento lo más pleno posible de ambos hemisferios, lo cual facilita el cambio de nuestras creencias subconscientes de forma rápida, efectiva y permanente.

Ernest L. Rossi expresó la importancia de aprender a crear una identificación equilibrada con ambos hemisferios cerebrales.

Equilibrado Interhemisférico

PSYCH-K nos ayuda a comunicarnos con nuestro subconsciente y a que, mediante estados de cerebro completo, cambiemos las creencias limitantes por otras que nos ayuden a lograr nuestros objetivos en cuestión de minutos.

Los procesos de PSYCH-K son como el teclado para acceder a nuestro cerebro. Aumentando la comunicación entre los dos hemisferios cerebrales alcanzamos un estado de cerebro completo que es óptimo para cambiar nuestras creencias subconscientes.

El estado de cerebro completo es muy apropiado para reprogramar nuestra mente con nuevas creencias, reduciendo el estrés y ayudándonos a acceder al máximo potencial de respuesta para superar los retos que nos plantea la vida cada día.

Los procesos de equilibrado de PSYCH-K eliminan cualquier resistencia subconsciente que nos estuviera impidiendo lograr nuestros objetivos para que el esfuerzo que pongamos para conseguirlos produzca los resultados óptimos.

Este artículo, escrito por Matilde Santos Leal (2010) fue publicado en la revista Hipnológica el 18 de noviembre de 2010 (www.hipnologica.org)

Copyright

El presente trabajo posee una licencia Creative Commons (Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain): Se permite copiar o compartir el presente trabajo, para uso no comercial, siempre que se citen autor y fuente original. Para ver un resumen explicativo de esta licencia, acceda al siguiente enlace: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0/es


Si te ha gustado este post dale a ‘me gusta’, COMPARTE y coméntame tus opiniones.



GRASAS… ¿sí o no?


 

Te voy hablar de nuevo del Dr. Weston Price. Como ya he comentado en otro post, fue un odontólogo estadounidense, que se dedicó durante 10 años a viajar examinando la alimentación de las distintas culturas tradicionales del mundo y el estado de salud de esas personas. Y observó que en aquellas culturas en las que las personas eran más sanas, tenían…

  • mejores dentaduras,
  • los dientes mejor colocados,
  • no había caries dentales,
  • las personas eran más longevas y más atléticas,
  • tenían más fortaleza física.

[spacer height=”10px”]

[spacer height=”10px”]

Weston Price observó que en esas culturas donde la gente era más sana y más longeva, entre el 50 y el 80 por ciento de las calorías de la dieta procedían de grasas, sobre todo, grasas de origen animal o  de aceite de coco cuando no había tanta disponibilidad de grasa animal. Llegó incluso a curar caries dentales, sobre todo en niños y en adolescentes, dándoles aceite de hígado de bacalao y mantequilla clarificada. Según él, el hígado de bacalao aporta vitaminas A y D, y la mantequilla clarificada aporta lo que él llamó el factor X, que luego se ha identificado como la vitamina K2 que como sabemos, es muy escasa en el mundo vegetal. Llegó a la conclusión que este factor X, esta vitamina K2, es esencial para tener buena salud, sobre todo buena salud bucal, que implica buena salud en todo el organismo. Esta vitamina K2 se encuentra mayoritariamente en las grasas de origen animal.

Por lo tanto, para mantenernos sanos, necesitamos un buen aporte de grasas buenas. Y no todas las grasas son buenas. Calificó de grasas buenas no precisamente aquellas que nos han estado diciendo en los últimos años que lo son. Nos han tratado de convencer de que las grasas buenas son los aceites vegetales. Y no es así. Las grasas buenas son las grasas de origen animal: la mantequilla, el tocino, la manteca de distintos animales. Es importante, además, acompañarla de los nutrientes de los que de forma natural van acompañadas: las proteínas y gelatinas de las carnes.

Y esas grasas saturadas son las únicas que deberíamos utilizar para cocinar, porque los aceites vegetales, salvo el aceite de coco, se deterioran mucho con las altas temperaturas y se vuelven muy tóxicas para el organismo. Así que nunca deberíamos de cocinar con aceites vegetales, salvo el aceite de coco.

Y es importante esta distinción, porque los aceites vegetales son muy ricos en un ácido graso, un tipo de grasa que es el Omega-6. Se ha comprobado que es pro-inflamatorio. Cuando hay exceso de Omega-6 se inflama el organismo.

En cambio el Omega-3, que está presente sobre todo en las grasas de origen animal, es anti-inflamatorio. Nuestros antepasados ingerían una proporción de Omega-3 y Omega-6 muy diferente a la que ingerimos hoy en día. Se acercaba mucho a una ratio de 1 a 1. Hoy en día estamos ingiriendo de 1 a 25 o 30  (1 de Omega-3 y 25 o 30 de Omega-6), y esto nos está llevando a tener todo ese tipo de enfermedades que conllevan inflamación.

Y tiene lógica, porque todos nuestros órganos esenciales tienen una composición elevadísima de grasas, pero además de grasas saturadas, parecidas a las que comemos, a las que ingerimos de los animales. La piel, el hígado, los riñones, los pulmones, el cerebro, tienen una composición elevadísima de grasa. Por lo tanto, es importantísimo, es esencial que haya un aporte de grasa buenas, para que todos esos órganos funcionen perfectamente y estén en perfecto estado.

Así que… ¡a comer muchas grasas de origen animal!, las que acompañan a las carnes que comemos. Nunca las deberíamos apartar. Y a disminuir las grasas de origen vegetal.

Mi recomendación sería utilizar como grasa vegetal, únicamente, el aceite de oliva para aliñar las ensaladas, nunca para cocinar, y en cantidad moderada. Y el aceite de coco podría ser para cocinar, aunque lo más recomendable sería cocinar con mantequilla ya sea clarificada o no, o manteca de cerdo o cualquier grasa de origen animal.


Si te ha gustado este post dale a ‘me gusta’, COMPARTE y coméntame tus opiniones.


Todo lo aprendido lo enseñamos y lo practicamos en la SEMANA de Nutrición, Salud y Belleza con el Método Santos®. Si quieres saber en qué consiste, y dónde y cuándo se celebra la próximo, pincha AQUÍ.



 

Palabras que envenenan / palabras que sanan


¿Eres consciente de cuán importantes son las palabras?

Las usamos al pensar, se las decimos a otros, las oímos… Se convierten en sugestiones cuando las escuchamos de los demás y en autosugestiones cuando nos las decimos a nosotros mismos.

1- Aléjate de aquellos que te transmiten mensajes negativos

¿En alguna ocasión cuando eras niño alguien te dijo -seguramente con intención cariñosa-, algo que te marcó negativamente durante muchos años? Quizás una tía, un abuelo, mamá…, te decía con su mejor intención “hola, mi gordito” u “hola, mi feita”. Y tal vez eso hizo que a partir de entonces empezaras a vestir de manera diferente para esconder tu barriguita o a llevar el pelo de otra forma para esconder tu cara.

Ese tipo de comentarios “cariñosos” pueden ser muy venenosos para una persona,  pueden favorecer que aparezcan complejos y que la persona se sienta mal consigo misma durante muchos años o incluso durante toda su vida.

¿En alguna ocasión, cuando dejaste de fumar o empezaste una dieta, una persona cercana a ti en quien confiabas y en quien te apoyabas te dijo “¡a ver cuánto duras esta vez, seguro que en una semana estás fumando de nuevo!” o “¡seguro que en una semana estás comiendo lo que no debes!”?

Las palabras nos pueden sanar o envenenar. Nos pueden empoderar o hundir. La palabra es muy poderosa, es el vehículo que nos lleva a poder o a no poder. A creer en nosotros mismos o a dudar de nosotros mismos. A sentirnos bien o mal con nosotros y con el mundo. Y esto ocurre tanto con las palabras que nos dicen los demás, como con las que nos decimos.

Y es especialmente importante que las personas de referencia (en quien más confiamos y que tenemos más cerca, que nos quieren y a quienes queremos, y aquellas en una posición de autoridad frente a nosotros), nos digan mensajes expansivos. Porque lo que oímos de esas personas cala más hondo que lo que nos dice cualquier persona que no conocemos de nada.

2- Expresa lo que SI quieres

Para mantener nuestra salud mental y para tener la vida que deseamos, los mensajes que recibimos y los que nos damos a nosotros mismos han de ser expansivos, en lugar de limitantes. Y para eso es necesario utilizar las palabras adecuadas que expresen lo que SI queremos en nuestra vida, no lo que NO queremos. Estamos acostumbrados a pensar en todo aquello que no queremos y lo tenemos muy claro. ¿Tenemos igual de claro lo que sí queremos? Porque en eso es en lo que es importante centrar nuestra atención. Todo aquello en lo que centramos nuestra mente es lo que atraemos a nuestra vida. Y hay quien pregunta “¿y por qué engordo?, si yo siempre estoy diciéndome a mi misma que no quiero engordar”. Porque nuestra mente subconsciente es muy obediente y muy literal, y la palabra NO no la registra. Si yo ahora te digo “no pienses en un pato rosa” ¿qué ocurre?, que el pato rosa aparece por tu mente, ¿verdad?

Si yo me digo a mi misma “no quiero sufrir más”, ¿sabrá mi mente qué es lo que quiero en lugar de sufrir? Probablemente no. Tendré que decirle lo que sí quiero en lugar de eso.

Imagínate que te subes en un taxi, por ejemplo en Madrid, y le dices al taxista “no me lleve a la Puerta del Sol”. Diciéndole esto ¿crees que te llevará a donde tú quieres ir? No. ¿Y por qué entonces nos decimos a nosotros mismos y a las personas que nos rodean todo aquello que no queremos? “No quiero fumar más”, “no quiero que me grites”, “no quiero comer tanto”, “no quiero que me hieran”, “no quiero tener miedo a volar” … Si únicamente cambiáramos esto, el mundo sería un lugar mucho más feliz. Empecemos por nosotros mismos. ¿Verdad que es mucho más positivo decirte “decido estar sano y respirar aire puro en todo momento”, “te pido que me hables con dulzura y con cariño”, “me comprometo a comer poca cantidad”, “te agradezco que me trates amorosamente”, “elijo sentirme segura volando”…

Si aún con todos esos “programas” subconscientes que llevas almacenados en tu mente  y que proceden de los mensajes que has recibido a lo largo de tu vida y de las experiencias que has vivido, has podido llevar una vida medianamente satisfactoria, ¡imagínate la vida tan maravillosa que podrías tener si aprendes a reprogramar tu mente con un método sencillo, rápido y tremendamente efectivo como es PSYCH-K! Tan rápido como que un cambio de creencia sólo necesita de media entre 2 y 5 minutos.

Con PSYCH-K y con HIPNOSIS puedes predecir tu futuro, porque puedes diseñarlo a tu gusto y …

¡PERMITIRTE BRILLAR!

(Artículo de Matilde Santos Leal publicado en Universo Holístico en Noviembre de 2013)


Si te ha gustado este post dale a ‘me gusta’, COMPARTE y coméntame tus opiniones.



¿Qué relación hay entre el cáncer y el sol?


¿Cómo puede ser que el sol sea el culpable del cáncer de piel, del melanoma, si resulta que en los últimos 100 años ha disminuido muchísimo la exposición al sol y, sin embargo, ha aumentado el cáncer de piel?

Desde el año 1972 nos protegemos del sol 18 veces más y, sin embargo, hay 3 veces más melanoma de lo que había entonces.

¿Cómo puede ser?

[spacer height=”10px”]

[spacer height=”10px”]

Las causas del cáncer, según nos dicen los expertos, tienen que ver con el aumento de radicales libres en nuestro organismo. Esto ocurre debido a varios factores, entre ellos:

  • el aumento del consumo de las grasas trans,
  • el aumento del consumo de aceites con abundante aporte de grasas omega 6 y
  • la disminución del consumo de grasas que contienen omega 3.
  • La disminución del consumo de antioxidantes. Muchos de ellos se deterioran al procesar los alimentos y, como hoy en día los procesamos mucho, los antioxidantes están deteriorados e incluso no existen en muchos alimentos.

En relación con el sol, lo que produce radicales libres es la exposición a los rayos UVA, ultravioleta A. Estos rayos NO los bloquean los cristales de las ventanas de los edificios ni de los coches. Tampoco los bloquean los protectores solares en la medida que deberían. Sin embargo, tanto los cristales de las ventanas de los edificios y de los coches, como los protectores solares SÍ bloquean los rayos ultravioleta B, que son los realmente beneficiosos para nosotros los seres humanos, y para todos los animales porque son los que favorecen la producción de vitamina D.

Los protectores solares realmente NO nos protegen del sol, porque no nos protegen de los rayos que son realmente perjudiciales. Lo que hace que se produzca cáncer en la piel es la quemadura producida por el sol; no una exposición prudente y moderada al sol, sino el exceso de sol, el quemarnos con el sol. Una exposición al sol óptima disminuye el riesgo de melanoma hasta un 15%,  porque estamos produciendo vitamina D que nos protege del melanoma y de muchos otros tipos de cáncer.

Por cada muerte por exceso de rayos ultravioletas hay más de 200 muertes por deficiencia de exposición a los rayos ultravioletas, por deficiencia de producción de vitamina D a partir del sol.

Hay muchos tipos de cáncer que se podrían prevenir con unos niveles adecuados de vitamina D en el organismo.

En general, todos los cánceres -entre un 39 y un 75%-, se podrían prevenir con unos niveles adecuados óptimos de vitamina D. Por ejemplo, el linfoma no hodgkin se podría prevenir entre un 25 y 30%. Entre un 50 y 67% de los cánceres renales. Entre un 50 y 55% el de colon. Todos ellos se podrían prevenir con los niveles adecuados de vitamina D: el cáncer de mama, de próstata, de pulmón, incluso el melanoma -como ya hemos dicho-, en un 15%.

Se ha observado que en muchos países la incidencia de cáncer es mayor cuanto más lejos se está del ecuador. Por ejemplo, en Estados Unidos hay muchísima mayor incidencia de cáncer en el norte que en el sur.

 

Así que no tengas miedo de exponerte al sol; de lo que tienes que tener miedo es de quemarte. Y es importante exponerse al sol SIN protector solar, porque si estamos pringados, untados con protectores solares, no producimos vitamina D. Si te expones al sol de forma adecuada y el tiempo adecuado, óptimo, estarás produciendo vitamina D y además te estarás protegiendo de ciertos cánceres.

Si te quemas, entonces sí hay peligro. Lo que tienes que hacer es evitar a toda costa quemarte, pero no a través de protectores solares, sino estando bajo el sol el tiempo adecuado hasta que empieces a sentir que te pica la piel y, en ese momento o te tapas con alguna ropa o te proteges con una sombrilla o poniéndote a la sombra.


Si te ha gustado este post dale a ‘me gusta’, COMPARTE y coméntame tus opiniones.


[spacer height=”10px”]Todo lo aprendido lo enseñamos y lo practicamos en la SEMANA de Nutrición, Salud y Belleza con el Método Santos®. Si quieres saber en qué consiste, y dónde y cuándo se celebra la próximo, pincha AQUÍ.



 

La alimentación de los humanos


No hay verdades absolutas en relación con la alimentación. Y, sobretodo, en relación a cuál era exactamente la alimentación de los humanos del paleolítico. Sin embargo, sí que hay algunos datos incuestionables.

[spacer height=”10px”]tuetanoPor ejemplo, que aquellos antepasados nuestros utilizaban herramientas hechas de piedra para extraer el tuétano de los huesos largos de animales grandes. Hay restos de huesos horadados por aquellas herramientas. Esto nos indica que ya entonces el tuétano era un alimento muy valorado. Que fuera más o menos frecuente la caza de animales grandes no podemos asegurarlo. Sin embargo, para alimentarse de animales no necesariamente tenían que ser grandes. Nuestros antepasados probablemente comían conejos, aves, insectos, huevos …

También hay datos suficientes que muestran que cuando los seres humanos empezaron a alimentarse con cereales y granos, cuando comenzaron a cultivar los campos, comenzaron a aparecer caries y problemas dentales que eran infrecuentes anteriormente. Las calaveras de hace más de 15 mil años normalmente tienen las dentaduras perfectas, con todas la piezas dentales y sin caries. Sin embargo, a partir de que el ser humano empezó a cultivar cereales, aparecen calaveras con muchos problemas dentales. Hay caries y faltan piezas dentales.

cariesLa dentadura de una persona, lo mismo que la de un animal, nos muestra el estado de salud. Eso lo sabían bien los que comerciaban con esclavos, pues se fijaban en la dentadura de la persona para tener idea sobre su estado de salud. Los que comercian con animales también lo saben.

Al continuación de este párrafo hay un link a un vídeo de la Doctora Ann Childers que muestra cómo el aparato digestivo de los seres humanos, se parece mucho más al de algunos animales carnívoros que al de animales que se alimentan de vegetales y que al de los omnívoros: http://youtu.be/ibUMRf7TPro

estomagos_comparativaEl aparato digestivo de los seres humanos tiene una parte mínima dedicada a la fermentación, lo cual implica que no podemos digerir los vegetales adecuadamente, pues para digerirlos hay que fermentarlos. Los hervíboros tienen una zona enorme de su aparato digestivo dedicada a la fermentación. Y algunos, como sabemos, son rumiantes, es decir, después de haber predigerido la comida, la mastican un buen rato de nuevo para poder digerirla.

En cuanto a la esperanza de vida en el paleolítico, no es un dato relevante para saber cómo eran de longevos, pues la media de edad bajaba muchísimo por la enorme cantidad de muertes de niños y bebés por diferentes motivos. Eso no indica nada en relación a la dieta, pues morían de accidentes, en el parto, por agresiones de animales, etc. La esperanza de vida en los niños es muchísimo más elevada hoy en día. En eso sí que hemos avanzado. Sin embargo, la esperanza de vida de los adultos está empezando a disminuir en el mundo occidental por culpa de la mala alimentación. Y el tamaño del cerebro también está empezando a disminuir por el mismo motivo. Quizás debamos replantearnos las cosas cuanto antes.

Hay culturas que vivían casi exclusivamente de alimentos de origen animal: los Inuit en Alaska y los Massais en Africa. Además, eran pueblos donde las personas eran muy longevas, carentes de enfermedades y físicamente muy robustos y atléticos. Los Massais se alimentaban casi exclusivamente de leche y sangre de sus vacas y los Inuit de carne y grasa de foca y ni los unos ni los otros sufrían de cáncer, diabetes, obesidad, hipertensión, …

La asociación entre lácteos y productos animales con todas esas enfermedades no está probada porque no sabemos qué tipo de lácteos y carnes se han utilizado para llevar a cabo esos estudios. No es lo mismo la carne de animales salvajes, que comen pastos y que no han sido hormonados ni se les han dado antibióticos y otros medicamentos, que las carnes y lácteos muy procesados, tratados con procedimientos industriales agresivos, que eliminan nutrientes esenciales de los alimentos a los que se les han añadido aditivos y sustancias que no estamos preparados para digerir y procesar, alimentos procedentes de animales que reciben una alimentación antinatural (transgénicos, piensos compuestos, granos a hervíboros, harinas elaboradas con restos de animales, etc.), hormonados, y a los que se les han dado antibióticos en exceso.

Luego, esas pruebas no son en absoluto concluyentes respecto de si esos alimentos son o no dañinos para la salud. Habría que ver cómo están de sanas las personas que comen alimentos naturales de verdad, de origen animal, de animales que comen pastos y de animales libres, felices y sanos. Eso es precisamente lo que nos lo muestran ya los Inuit y los Massais.

El tipo de alimentación que proponemos en el Método Santos ha ayudado a muchas personas a recuperar su salud. Entre ellos, a todos los miembros de nuestro equipo. Ha habido mejorías sustanciales en casos de miomas, dentaduras deterioradas, diabetes tipo II, obesidad, artrirtis reumatoide, vértigos, depresión …

No te pedimos que te lo creas. Te invitamos a que lo pruebes y después decidas por ti mismo.

Este texto surgió como respuesta a la pregunta de una persona a un post anterior y
nos parece interesante compartirlo públicamente.
Agradecemos enormemente todas las preguntas que nos formulen.


Si te ha gustado este post dale a ‘me gusta’, COMPARTE y coméntame tus opiniones.


[spacer height=”10px”]Todo lo aprendido lo enseñamos y lo practicamos en la SEMANA de Nutrición, Salud y Belleza con el Método Santos®. Si quieres saber en qué consiste, y dónde y cuándo se celebra la próximo, pincha AQUÍ.



¿Existe la comida basura?


Desde mi punto de vista NO, porque o es comida o es basura.
Hay cosas que huelen bien, saben bien, tienen buen aspecto, sin embargo, realmente son basura, no son comida.[spacer height=”20px”]

[youtube id=”NEjQnVaTh5U” align=”center” mode=”lazyload” autoplay=”no”]

¿Qué deberíamos considerar comida?

Desde mi punto de vista a todo aquello que nuestros antepasados, pero nuestros antepasados del paleolítico, nuestros antepasados de hace 30.000, 40.000, 50.000 años, 1 millón de años, podrían reconocer como comida. Considero que si nuestros antepasados remotos no lo reconocieran como comida, no deberíamos de ingerirlo. Y esto implica todos los alimentos que tienen algún tipo de procesado. Si un alimento necesita ser procesado para que lo podamos ingerir es porque probablemente no estamos diseñados para poder ingerirlo y poder utilizarlo adecuadamente.

Nuestro aparato digestivo es igual al de nuestros antepasados de hace un millón y dos millones de años. Está diseñado para transformar y utilizar los nutrientes de los alimentos que en aquella época ingerían. Las adaptaciones, los cambios adaptativos necesitan muchos miles de años para poder llevarse a cabo. Nuestro sistema digestivo y todo nuestro organismo está adaptado a ingerir los alimentos que ingerían aquellos antepasados tan remotos.

Nuestro organismo no está suficientemente adaptado a procesar y utilizar los alimentos que ingerimos desde hace 25, 50, 100 años e incluso 1.000 años o 10.000 años. Para que se produzca un cambio adaptativo que permita que utilicemos adecuadamente los alimentos, necesitamos unos 70.000 años. Entonces, tenemos que pensar cuáles son esos alimentos que ingerían nuestros antepasados hace más de 70.000 años. Y los que ingerían son los que la naturaleza nos proveía: los animales que podíamos cazar, los huevos, las raíces, los tubérculos, las hojas de ciertas plantas, las frutas. Esos sí son alimentos que nuestros antepasados probablemente ingerían, pero no alimentos procesados como los que comemos actualmente en nuestra época civilizada.

Tiene buen aspecto, pero... ¿qué contiene?

Tiene buen aspecto, pero… ¿qué contiene?

Así que la comida basura ni siquiera es comida, son sustancias que nuestro organismo y nuestro aparato digestivo no reconoce como comida y que probablemente no nos aportan ningún nutriente o mínima cantidad de nutrientes y sí nos aportan muchas toxinas y muchas sustancias que el aparato digestivo no puede procesar y que nuestro organismo no puede aprovechar.

 


 

Si te ha gustado este post dale a ‘me gusta’, COMPARTE y coméntame tus opiniones.


[spacer height=”10px”]Todo lo aprendido lo enseñamos y lo practicamos en la SEMANA de Nutrición, Salud y Belleza con el Método Santos®. Si quieres saber en qué consiste, y dónde y cuándo se celebra la próximo, pincha AQUÍ.



Dr. Weston Price: El Newton de la nutrición


Quiero hablarte hoy de un hombre que considero fue un avanzado en su época y que se dedicó a estudiar sobre nutrición. Dedicó su vida a este tema, a observar cómo estaban de sanas las personas de distintas culturas del mundo, culturas tradicionales con alimentaciones tradicionales. Es un hombre al que descubrí al poco tiempo de empezar a interesarme por estos temas de nutrición y que para mi siempre ha sido una inspiración. He aprendido mucho leyendo sobre sus ideas y sobre personas que después las han desarrollado e investigado. Estoy hablando del Dr. Weston Price, un dentista de Cleveland, Estados Unidos. Le llaman el moderno Isaac Newton de la nutrición.

[youtube id=”kaeNdt4PWxU” align=”center” mode=”lazyload” autoplay=”no”]

En un momento dado dejó su práctica clínica como dentista y se dedicó a recorrer mundo, durante 10 años, observando y estudiando la alimentación de las personas de las distintas culturas tradicionales, culturas a las que todavía no había llegado la civilización y que no estaban “contaminadas”, culturas que seguían utilizando -siguiendo dietas tradicionales-, formas de alimentación tradicionales. Se dedicó a observar cómo estaban estas personas de sanas; sobre todo, cómo era el estado de salud de su boca, de su dentadura y también otros factores. Observó si estas personas tenían problemas de caries dentales, si tenían los dientes apiñados, amontonados, si les faltaban piezas dentales, si tenían una apariencias atractiva o si tenían alguna señal de enfermedad. Con todo esto llegó a una serie de conclusiones.

Estudió a grupos aislados, a personas de culturas aisladas, que tenían unas dietas particulares. En sus viajes observó cómo se alimentaban grupos humanos muy diferentes, personas que vivían en pueblos aislados de Suiza, comunidades galas, personas de las Hébridas, los esquimales, los indios americanos, los melanesios y polinesios, personas que vivían en las islas de los mares del sur, tribus africanas, aborígenes australianos, neozelandeses, maoríes, indios sudamericanos… y resulta que en casi todas aquellas culturas tradicionales las personas tenían las dentaduras perfectas, los dientes perfectamente alineados, libres de caries dentales, libres de apiñamientos en los dientes, tenían cuerpos sanos y fuertes, estaban atléticos, eran muy resistentes a las enfermedades y apenas había enfermedades. Desde luego, no había enfermedades crónicas como las que sufrimos en nuestra cultura actual y, aunque todas estas culturas tenían alimentaciones muy variadas y muy diferentes adaptadas a lo que el entorno proveía a cada cultura, todos ellos estaban sanos, eran longevos y tenían una salud óptima.

A pesar de esta variedad en la nutrición había una serie de características en común. Todos se alimentaban de productos de origen animal de algún tipo. Unos comían más vegetales, otros menos, pero en todas las culturas se comía algún tipo de alimento de origen animal siempre.

huevos_bacon

Otra característica era que comían dietas muy ricas en grasas saturadas, grasas que en la cultura occidental nos han dicho durante los últimos años, que son malas. Pues todas las culturas tradicionales siempre han comido muchas grasas saturadas. Eso no significa solamente grasas animales. El aceite de coco es una de las grasas más saturadas que hay y es una fuente de grasa en muchas culturas tradicionales. Lo que está claro es que ninguna cultura seguía una alimentación baja en grasa.

En ninguna cultura se comían alimentos refinados, se comían los alimentos en su estado natural, de la forma que la naturaleza los provee. Quizá lo podrían cocinar, todas las culturas han comido alimentos cocinados, pero ninguna de ellas refinaba los alimentos como los refinamos en nuestra cultura actual. En todas esas culturas se comía una gran cantidad de alimentos crudos y resulta que cuando esas personas de esas culturas se trasladaban a vivir a zonas más “civilizadas”, resulta que al adaptar su dieta a la dieta civilizada, a la dieta occidental, empezaban a sufrir las enfermedades crónicas que sufrimos en nuestra cultura occidental en este momento.

¿Cuál es mi conclusión?

Pues que necesitamos comer alimentos de origen animal, sí o sí. Debemos ingerir suficiente aporte de grasas saturadas y no debemos de comer alimentos refinados. Debemos comer preferiblemente los alimentos crudos, cuando sea posible.


Si te ha gustado este post dale a ‘me gusta’, COMPARTE y coméntame tus opiniones.


[spacer height=”10px”]Todo lo aprendido lo enseñamos y lo practicamos en la SEMANA de Nutrición, Salud y Belleza con el Método Santos®. Si quieres saber en qué consiste, y dónde y cuándo se celebra la próximo, pincha AQUÍ.



1 2