Vitamina D: elemento esencial para la salud


Vitamina D: elemento esencial para la salud

La vitamina D es unos de los elementos más esenciales para tener buena salud.

Se conoce como vitamina y, sin embargo, es una pro-hormona esteroidea. Nuestro organismo la genera a partir del colesterol que está presente y necesitamos los rayos ultravioleta B del sol para poder producirla. También podemos obtenerla a través de la alimentación, de algunos alimentos, pero en cantidades mínimas.

Otro elemento esencial para poder producirla del mejor tipo, es el azufre. La vitamina D que producimos en principio es liposoluble, pero cuando hay azufre presente en nuestro organismo en buena cantidad y proporción, lo que producimos es sulfato de vitamina D3. En ese caso, se convierte en hidrosoluble, con lo cual se transporta mucho más fácilmente a través del organismo. Por lo tanto, necesitamos tener también un buen aporte de azufre en nuestro organismo para poder producir ese tipo de vitamina D más biodisponible para nosotros.

¿Y por qué es tan importante la vitamina D?

Porque la deficiencia de vitamina D afecta a muchos aspectos de nuestra salud.

La deficiencia produce:

  • problemas en los huesos, dolor de huesos,
  • problemas para digerir las grasas,
  • el sobrepeso en alguno de los casos tiene que ver la la deficiencia de la vitamina D,
  • favorece la depresión, el decaimiento, especialmente la depresión estacional que ocurre en los meses de invierno, cuando hay menos luz
  • cuando tenemos más de 50 años producimos menos cantidad de vitamina D y debemos aportar más o tener más presente la necesidad de vitamina D, porque la producimos en menor cantidad.

Un síntoma que nos avisa de deficiencia de vitamina D es que sude la cabeza.

La deficiencia de la vitamina D conlleva problemas como:

  • el autismo,
  • la tuberculosis,
  • la osteoporosis,
  • la presión arterial elevada,
  • distintos tipos de cáncer, como ya lo hemos comentado en otro post.

Influye potentemente en la epigenética, en más de 2000 de nuestros genes. Esto hace que determinadas enfermedades asociadas a los genes se manifiesten o no.

Un aporte suficiente de Vitamina D:

  • mejora el sistema inmunitario,
  • reduce el riesgo de muchos cánceres, hasta en un 67%,
  • ayuda a combatir la gripe, los catarros, la neumonía, la tuberculosis,
  • participa en la absorción del calcio: si no tenemos suficiente aporte de Vitamina D, el calcio que absorbemos de la dieta llega a un 10 o 15 %; en cambio, cuando hay un aporte suficiente de Vitamina D absorbemos hasta un 80% del calcio de la dieta.

Es importantísimo un aporte de Vitamina D para las mujeres embarazadas, pues su ausencia puede producir problemas en el bebé.

La Vitamina D:

  • es un potente antibiótico,
  • aumenta los péptidos antimicrobianos,
  • es muy necesaria en caso de septicemia,
  • afecta en las pandemias de gripe,
  • a los problemas de corazón cuando hay deficiencia,
  • mejora y favorece la curación como hemos dicho de la tuberculosis,
  • también del lupus,
  • de la psoriasis,
  • mejora la respuesta a la inflamación,
  • al eczema,
  • al insomnio,
  • a la pérdida de audición,
  • a los dolores musculares,
  • a problemas periodontales,
  • al rendimiento deportivo y atlético,
  • a la degeneración macular relacionada con la edad,
  • a la miopía,
  • a la fertilidad,
  • al asma,
  • a la fibrosis quística,
  • a las migrañas,
  • a la depresión,
  • al alzhéimer,
  • a la esquizofrenia,  
  • a la obesidad y
  • en todos los problemas relacionado con la edad.

Cuando se tiene gripe, si se ingieren 200 unidades de Vitamina D por kilo de peso al día, durante 3 días, disminuye enormemente la severidad y la duración de la gripe.

Eso sí, atención con ingerir Vitamina D en forma de suplemento, ya que tiene sus riesgos.

La mejor manera de tener buenos niveles de Vitamina D es a través del sol, del colesterol y, si hay suficiente azufre presente, mucho mejor.

Para poder producir Vitamina D a partir del sol es fundamental exponer una buena parte de la piel al sol durante unos 40 minutos, sin llegar a quemarse y sin echarse protector solar en la piel. La mayoría de los protectores solares disminuyen la producción de Vitamina D y no protegen de los Rayos UVA, que son los que favorecen los cánceres de piel y los problemas relacionados con la exposición excesiva al sol. La mayoría de los protectores solares impiden la producción de Vitamina D por parte de nuestra piel hasta en un 99%. Eso sí, es importante la exposición al sol moderada y adecuada, sin llegar a quemarse. Cuando empieza a picar la piel debemos de retirarnos del sol y no poner crema protectora en la piel.

Otra forma de aportar Vitamina D es a través de ciertos alimentos, por ejemplo el aceite de hígado de bacalao, los huevos, las carnes y el hígado, en general, de cualquier animal.

Otra forma es a partir de suplementos de Vitamina D. En este caso es muy importante tener en cuenta una serie de factores, pues el exceso de Vitamina D en el organismo es perjudicial. Hay que tener cuidado.

Se debe ingerir Vitamina D3, no Vitamina D2, que es lo habitual. Los alimentos que tienen Vitamina D añadida, normalmente llevan D2 y es importante evitarlo. Cuando ingerimos D2 impedimos la conversión a hormonas que son fundamentales para nosotros y, además, se desactivan los receptores de vitamina D, con lo que dejamos de absorber la Vitamina D3 que producimos en la piel a partir del sol.

Es importante monitorizar los niveles de Vitamina D cuando se ingiere a partir de suplementos. Cuando producimos Vitamina D a partir del sol, permanece en nuestro organismo entre 4 y 6 semanas. Sin embargo, cuando la ingerimos oralmente, puede quedarse en el organismo entre 4 y 6 meses y, si hay un exceso, puede conllevar consecuencias importantes.

En definitiva, es muy importante tomar el sol con la piel libre de protector solar y en las horas principales del día, en las horas de mayor radiación solar del día, durante un tiempo prudencial, al menos 40 minutos.

Mira los otros post en los que hablo sobre este tema: ¿Qué relación hay entre el cáncer y el sol? www.matildesantosleal.com/el-cancer-y-el-sol


Si te ha gustado este post dale a ‘me gusta’, COMPARTE y coméntame tus opiniones.


Todo lo aprendido lo enseñamos y lo practicamos en la SEMANA de Nutrición, Salud y Belleza con el Método Santos®. Si quieres saber en qué consiste, y dónde y cuándo se celebra la próximo, pincha AQUÍ.



 

Share :
Related Posts

Leave Your Comment

Suscríbete a nuestro boletín